2020: la pandemia, la negación de Trump y un acuerdo histórico

Por Zoom Internacional / @ZoomInter.

2020 es un año especialmente inolvidable. La pandemia del coronavirus marcó para siempre la historia, y sacudió al mundo a nivel sanitario, pero también a nivel político y económico. Sin embargo, no fue lo único inolvidable que nos dejó. Aquí repasamos brevemente los tres episodios más destacados del año que terminó.

La pandemia que detuvo al mundo

2020 será recordado por un hecho: se vivió, y se sigue viviendo, la pandemia más crítica y compleja que la historia contemporánea recuerde. El COVID-19, originado en China, se cobró al momento 1.8 millones de vidas y afectó a casi 83 millones de personas. Sus efectos, devastadores para la salud y la economía mundiales, despertaron varias aristas de análisis en la esfera internacional. Por un lado, el gran cuestionamiento a las instituciones internacionales, y en particular a la Organización Mundial de la Salud, por su gestión de la pandemia. El organismo se mostró débil en un momento crítico y puso al tope de la agenda un tema: la incapacidad de las instituciones internacionales para dar soluciones concretas ante problemas de semejante envergadura. Como si fuera poco, los consensos entre los países occidentales se resintieron ante la sospecha de complicidad de la OMS con el gobierno chino para minimizar su responsabilidad en la aparición del COVID. Por otro lado, el creciente protagonismo adoptado por China generó rispideces. Los apuntados por la creación de la pandemia, salieron a ofrecer apoyo a todo el mundo para mitigar su impacto, lo cual aumentó su presencia especialmente en países en desarrollo. Finalmente, un tercer punto fue la carrera por la obtención de la vacuna, que se transformó en una suerte de competencia en la pista de la geopolítica. China, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, por mencionar a los principales países, lucharon, solos o en equipo, para obtener la vacuna que pusiera fin al drama generado por la pandemia. En menos de un año, todos lograron tener una vacuna en el mercado.

Elecciones en Estados Unidos: triunfo de Biden y negación de Trump

Si bien la noticia es que Joe Biden ganó la elección presidencial de noviembre y generó que Donald Trump se sume a Gerald Ford, George Bush y Jimmy Carter, entre otros, en la lista de presidentes que no lograron ser reelectos, sin dudas el hecho político del año es que el actual presidente de Estados Unidos se negó a reconocer el triunfo de su adversario. Al día de hoy, Trump sigue afirmando que Joe Biden y los demócratas “robaron” la elección. Eso lo llevó a presentar un aluvión de demandas judiciales, que poco a poco fueron perdiendo fuerza hasta ser rechazadas. El impulso de la economía, con tasas de crecimiento y empleo récord, no fueron suficientes para compensar la mala gestión de la pandemia por parte de Trump. Desde el 20 de enero, Estados Unidos volverá a girar hacia el multilateralismo en un mundo en plena pandemia y con creciente influencia de China en todo el panorama internacional. Qué harán Biden y los demócratas para contener a Xi Jinping aparece como el gran interrogante de la política internacional estadounidense post Trump.

El pacto entre Israel y Emiratos Árabes Unidos

La política de Medio Oriente se vio sacudida este año por un hecho que puede cambiar el equilibrio de poder en la región: Israel y Emiratos Árabes Unidos firmaron un histórico acuerdo mediante el cual se retomaron las relaciones diplomáticas entre los países a cambio de que Israel desistiera de ejecutar su plan de anexión de Cisjordania. Impulsado por Donald Trump, en lo que sin dudas será para el presidente saliente de Estados Unidos un logro de gestión en materia internacional, el pacto entre Israel y EAU, que luego también sumó a Bahrein, tiene por objetivo consolidar un bloque de poder contrario a Irán, que pueda compensar su influencia y poderío en la región. Pero este objetivo solo se cumplirá si Arabia Saudita, el otro polo de poder en el mundo musulmán de Oriente Medio, reconoce al Estado de Israel y se suma al bloque. Este desafío parece difícil de alcanzar, pero de lograr consolidar los vínculos entre Israel y los países del Golfo Pérsico, el mundo musulmán se verá conmovido e Irán deberá replantear su estrategia de liderazgo en la región.

Los tres eventos señalados tendrán consecuencias sobre el año que se inicia. La pandemia, lejos está de acabar y, por el contrario, con una nueva cepa aún más contagiosa, el coronavirus seguirá siendo el gran protagonista del año. Por su parte, Joe Biden deberá demostrar que su Estados Unidos puede mantener los niveles económicos y de empleo de Trump, pero alineado al mundo, como la historia demócrata marca. Por último, habrá que ver si el legado de Trump en Medio Oriente efectivamente logra consolidar un nuevo esquema de poder en la región y, en ese caso, habrá que esperar la reacción iraní. 2021 ya tiene parte de su agenda completa.

Más Noticias
Cargar más