Sturgeon promete un nuevo referéndum de independencia para Escocia

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, es candidata por el Partido Nacional Escocés (SNP) en las elecciones parlamentarias de esta semana. La líder independentista ha prometido que llamará a un nuevo referéndum si su partido logra la mayoría absoluta en el Parlamento de Holyrood.

Los sondeos son ambivalentes dado que, descartados los indecisos, quienes apoyan la independencia y quienes la rechazan están divididos al 50%. No obstante, los mismos sondeos muestran que el SNP podría alcanzar los 68 escaños en las elecciones del 6 de mayo, siendo 129 el total de diputados del Parlamento Autónomo. Sturgeon, actual ministra principal, insiste en repetir el referéndum de independencia si obtiene la mayoría. A diferencia del celebrado en 2014, donde el «no» ganó con el 55%, el SNP espera que el efecto Brexit incline la balanza a favor del «sí».

Sin embargo, Nicola Sturgeon es consciente de que la sociedad escocesa aún no se ha recuperado de la pandemia. La idea de proceder con la secesión de manera apresurada podría afectar la buena imagen construida a partir de una gestión ordenada de la pandemia de COVID-19. Es por ello que la promesa del referéndum depende del cumplimiento de dos condiciones, a saber: que la mayoría del SNP en Holyrood sea clara y que el coronavirus esté bajo control.

El sistema electoral escocés prevé dos votos, uno para el diputado de la circunscripción y otro para una lista regional. Es así que Alex Salmond, antiguo líder del SNP que regresó a la vida política a la cabeza de un nuevo partido pro-independencia -Alba-, busca hacerse con algún escaño de las ocho regiones en que está dividida Escocia. También los conservadores y laboristas pelean por alcanzar al menos un 20% de los votos para lograr una segunda mayoría. Por ejemplo, el candidato laborista descendiente de paquistaníes, Anas Sarwar, ha centrado su campaña en el voto de las listas regionales. Por su parte, los tories escoceses han intentado poner distancia entre ellos y Downing Street para no verse afectados por la imagen negativa del primer ministro, Boris Johnson. A su vez, los conservadores buscan detener la ola independentista y evitar una ruptura al interior del Reino Unido.

Más Noticias
Cargar más