Duque, arrinconado por las protestas a pesar de la suspensión de la reforma tributaria

La juventud colombiana está al frente de las protestas que ya llevan una semana. Tras haberse enfrentado con las fuerzas de seguridad, los manifestantes lograron que el Ejecutivo suspenda su propuesta de reforma tributaria. No obstante, las movilizaciones continuaron. Al menos 24 personas han fallecido en el marco de los episodios de vandalismo civil y brutalidad policial.

Los manifestantes, en su mayoría de entre 18 y 25 años, han tomado las calles de distintas ciudades del país a pesar de que Colombia atraviesa uno de los peores momentos desde el comienzo de la pandemia. En medio de la tercera ola de contagios, los hospitales están cerca del colapso una vez más. Ello no ha limitado las expresiones de descontento generalizado y de rechazo hacia el Gobierno de Iván Duque.

El presidente colombiano, de 44 años, ha perdido virtualmente todo el apoyo de los jóvenes. Entre los menores de 25 años, que en su mayoría no estudian ni trabajan, la imagen negativa del mandatario asciende al 74%. Aunque el domingo pasado Duque abrió el proceso de diálogo para trabajar en pos de una reforma tributaria consensuada, las protestas no han cesado. El Comité del Paro, que agrupa a las organizaciones que convocan las movilizaciones, ha declarado que éstas continuarán hasta que el Gobierno garantice el derecho constitucional a la protesta y retire a los militares de las ciudades. En Bogotá, la última noche de enfrentamientos dejó alrededor de un centenar de heridos.

A diferencia de las manifestaciones estudiantiles de 2019, las protestas que hoy paralizan a Colombia están más vinculadas al malestar general causado por la pandemia y los confinamientos. Las restricciones para contener el avance del COVID-19 derivaron en un aumento de la desigualdad e incrementaron la dificultad para acceder a la educación, la salud y el trabajo. Es así que las protestas están menos asociadas a organizaciones sindicales y estudiantiles, lo cual las vuelve potencialmente más proclives a la violencia. Tras la represión por parte de las fuerzas de seguridad, Duque ha perdido una cuota significativa de credibilidad en lo que respecta a su nueva postura dialoguista.

Más Noticias
Cargar más