Un exasesor de Johnson asegura que el primer ministro no está capacitado para el cargo

Dominic Cummings, otrora mano derecha de Boris Johnson, fue quien logró que éste llegara a ser Jefe de Gobierno del Reino Unido. Ahora, Cummings ha reprochado a Downing Street la mala gestión de la pandemia. Además, denunció que el ministro de Salud ha mentido al público en reiteradas ocasiones. Desde su punto de vista, todo el equipo de Gobierno estuvo por debajo del nivel que el país se merece a la hora de enfrentar la crisis sanitaria.

Las acusaciones de Cummings ante el Parlamento británico sorprendieron a la Comisión de Salud. Primero, el exfuncionario recordó que Johnson había declarado que las noticias sobre el COVID-19 eran exageradas. Luego, procedió a informar a la Comisión parlamentaria que desde el Ejecutivo se apostó por dejar circular el virus a fin de lograr la inmunidad de rebaño. Asimismo, el máximo ideólogo del Brexit relató los sucesos de marzo de 2020, cuando el Gobierno cayó en la cuenta de que no había planes de contingencia para situaciones extremas como la pandemia que aún atravesamos.

Desde Downing Street han trabajado en pos de desacreditar a Cummings, a pesar de haber sido la persona en quien Johnson depositó toda la responsabilidad sobre la estrategia política del Gobierno en 2019. Fundamentalmente, lo acusan de actuar motivado por la venganza tras haberse visto obligado a dimitir en noviembre de 2020. A su vez, se ha reiterado que dado su rol de asesor principal, él es tan responsable de los errores como el resto del Gobierno.

Las declaraciones de Cummings han confirmado las intuiciones de la ciudadanía sobre lo que viene sucediendo desde hace más de un año dentro del Gobierno. El exasesor describió un escenario de caos que Boris Johnson intentó disimular con el éxito de la campaña de vacunación. No obstante, Cummings recibió críticas por parte de la ciudadanía cuando evadió las restricciones del primer confinamiento para llevar a su esposa e hijo desde Londres hasta su casa de campo. Johnson cuenta con que la imagen teñida de soberbia de su antiguo asesor y la necesidad de salir de la crisis económica conduzcan a que el pueblo británico desestime las declaraciones de Cummings.

Más Noticias
Cargar más