La oposición israelí logró acuerdos para formar Gobierno y terminar con el liderazgo de Netanyahu

Los líderes de siete partidos opositores ultimaron los detalles del acuerdo de coalición durante una reunión celebrada anoche en Tel Aviv. Aunque fue Yair Lapid quien recibió el encargo de formar Gobierno por parte del presidente israelí, las negociaciones han llevado a gran parte de la oposición a aceptar que el ultranacionalista Bennett asuma el cargo de primer ministro.

Lapid encabeza el partido centrista, la segunda fuerza más votada en las últimas elecciones para la Kneset. En el esquema de gobierno en alianza, el político israelí ocuparía el rol de ministro de Relaciones Exteriores hasta mediados de 2023, momento en el que intercambiaría lugares con Bennett. El reparto final de ministerios y otros altos cargos era el asunto pendiente que los líderes partidarios israelíes debían resolver.

De acuerdo con los términos del encargo del presidente de Israel, Reuven Rivlin, el plazo concedido a Lapid a principios de mayo vencía a la medianoche de ayer. Ante la presión del calendario, la oposición ha dejado fuera de la negociación ciertos temas de relevancia como las relaciones con Palestina o el lugar de la religión dentro del Estado. De momento, hay un amplio consenso respecto a la necesidad de recuperar la economía tras el impacto de la pandemia y modernizar el sistema de salud a nivel nacional.

Bennett y Lapid cuentan con el apoyo de tres partidos conservadores, dos de izquierda y otros dos centristas. Así, alcanzan 57 votos en el Parlamento. A última hora de ayer lograron cerrar un acuerdo con el partido Raam, que representa a la minoría árabe, el cual aceptó unirse a la coalición opositora a cambio de algunos puestos menores y el control de la comisión financiera de la Kneset.

Más Noticias
Cargar más