Fujimori y Castillo se disputan la presidencia de Perú voto a voto

En unas elecciones sumamente polarizadas, Keiko Fujimori aventaja a Pedro Castillo con 50,078% de los votos frente a 49.922%. Aún queda cerca de un 7% por escrutar. Así, la elección todavía puede ser para cualquiera de los candidatos. Los votos del extranjero y de las zonas rurales, que favorecen a Keiko y a Castillo respectivamente, definirán todo.

Castillo obtuvo la victoria en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. No obstante, el 19% que alcanzó no bastó para asegurarle la presidencia. Ello lo llevó a enfrentarse en un ballotage con la líder conservadora, Keiko Fujimori, quien obtuvo el 13% de los votos en la primera vuelta. En las dos semanas que siguieron a la elección los sondeos mostraban un claro favoritismo por Castillo. Sin embargo, Fujimori logró achicar distancias antes del domingo.

Con una presencia permanente en la televisión, la hija del expresidente Alberto Fujimori alentó el miedo hacia lo que la llegada de Castillo a la presidencia puede significar. Apoyada por la clase dirigente del país, Fujimori remarcó que una victoria de su rival significará un giro hacia el estatismo y el comunismo. Aunque ha perdido gran parte de su capital político a causa del caso Odebrecht y de su estrategia de obstrucción parlamentaria, la líder conservadora ha logrado que buena parte de la oposición antifujimorista también la apoye.

Por su parte, Castillo ha dedicado las últimas semanas a distanciarse de Vladimir Cerrón. Éste preside el partido Perú Libre, al que el sindicalista y maestro está adscrito. Cerrón es cercano a los gobiernos de Cuba y Venezuela, lo cual ha generado dudas entre los votantes respecto a la políticas que podría impulsar Castillo desde la presidencia. Es por ello que el maestro ha insistido en que respetará la propiedad privada y la economía de mercado a la vez que ha buscado construir una base de apoyo más centrista y urbana que complemente su popularidad entre la ciudadanía rural.

Perú deberá esperar hasta que el último voto sea contado para definir quién asumirá la presidencia el próximo 28 de julio. Sea Castillo o Fujimori, el próximo presidente del país andino difícilmente contará con una amplia legitimidad.

Más Noticias
Cargar más