Estados Unidos y la Unión Europea terminan con el conflicto comercial Airbus-Boeing

Washington y Bruselas anunciaron la firma de un acuerdo sobre la disputa por los subsidios otorgados a las empresas aeronáuticas Airbus y Boeing. Así, las partes decidieron suspender los aranceles destinados a los fabricantes de aeronaves durante un período de cinco años.

En su primera gira transatlántica, el presidente estadounidense, Joe Biden, se ha reunido con los líderes del G7, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea (UE). El objetivo principal ha sido recomponer la relación entre Estados Unidos y Europa, fuertemente debilitada durante la Administración Trump. A su vez, la convergencia en materia comercial también se orienta hacia la construcción de un frente común ante la amenaza que supone China.

El conflicto por la industria aeronáutica se inició en 2004, cuando Estados Unidos y la UE se denunciaron recíprocamente por los subsidios otorgados a sus respectivos principales fabricantes de aviones. Primero Washington demandó a los países europeos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los subsidios que beneficiaban a Airbus. La UE no tardó en responder denunciando los incentivos fiscales recibidos por Boeing en Estados Unidos. Habiendo catalogado ambas prácticas como ilegales, en 2019 la OMC habilitó a la Administración estadounidense a aplicar sanciones sobre productos europeos por una suma de 6.900 millones de euros. Un año más tarde, los veintisiete países de la UE también obtuvieron aprobación para imponer sus propias represalias. Éstas ascendieron a 3.400 millones de euros.

Lejos ha quedado el gran acuerdo transatlántico de liberación comercial impulsado por Obama. En América como en Europa, los Gobiernos se conforman con un mayor entendimiento que permita lograr acuerdos sectoriales. Por un lado, no han conseguido poner fin a la guerra arancelaria iniciada por Trump en el sector de la siderurgia y el aluminio. Por otro, deberán consensuar respecto a los estándares tecnológicos si pretenden marcar la cancha al avance de China.

En el marco del nuevo acercamiento, las partes acordaron crear un Consejo de Comercio y Tecnología UE-EEUU abocado al impulso del comercio y la inversión transatlántica. De este modo, los integrantes del Consejo deberán trabajar para disminuir progresivamente el impacto de las barreras comerciales, así como también para allanar el camino hacia un alineamiento de las políticas en el sector digital.

Más Noticias
Cargar más