Tras perder una moción de censura, dimite el primer ministro de Suecia

Stefan Löfven, del partido socialdemócrata, perdió una moción de censura presentada por la oposición conservadora. El motivo puede vincularse al cambio de dirección del Ejecutivo respecto de la política del mercado de alquileres de viviendas. Löfven presentó hoy su dimisión a fin de evitar unas elecciones adelantadas. Ahora, el presidente del Parlamento, el conservador Andreas Norlén, deberá negociar con los partidos que integran la Cámara para formar un Gobierno.

Apoyado por el partido Centro, de tradición liberal, el ahora ex primer ministro sueco presentó una iniciativa que habilitaba la liberalización del altamente regulado mercado de alquileres de viviendas para los casos de inmuebles de nueva construcción. En el país escandinavo, las restricciones en el mercado inmobiliario han conducido a la conformación de listas de espera para acceder a una vivienda. Sin embargo, un ciudadano sueco podría esperar años antes de que fuera su turno. Es así que se ha constituido un mercado paralelo en el que los precios superan a los contemplados por las autoridades.

En la campaña de 2018, Lövfen planteó su voluntad de resolver el problema de la vivienda, una de las principales preocupaciones de la sociedad en Suecia. Meses más tarde, el partido Centro, con Annie Lööf a la cabeza, ofreció su apoyo a Löfven para destrabar el bloqueo del Parlamento y permitir que revalidara su mandato, siendo investido como primer ministro por segunda vez. A cambio, la líder liberal exigió la desregulación del mercado de viviendas.

Al abrir la discusión sobre esta cuestión, Löfven entró en conflicto con sus socios externos de La Izquierda. Ante el debilitamiento del primer ministro, la extrema derecha del partido Demócrata Sueco presentó una moción de censura contra el mandatario socialdemócrata. Ésta fue ampliamente respaldada en la Cámara. Löfven acusó a La Izquierda de desestabilizar al Gobierno, dado que aprobaron la moción sin tener un posible sucesor en mente.

Una vez que Norlén acepte la dimisión del primer ministro, el Riksdag entrará en un período de negociaciones entre los líderes de distintas fuerzas. Löfven aún cuenta con el 24% del apoyo popular y con 100 diputados de los 349 que componen la Cámara. De este modo, aún conserva posibilidades para aferrarse al cargo. Su principal rival es Ulf Kristersson, líder de los Moderados -el partido de Norlén-, quien tiene el apoyo de 70 escaños y de un 22% de la población de acuerdo a las encuestas.

Más Noticias
Cargar más