El partido Comunista chino celebró su centenario con una notable exhibición de poder

El presidente chino, Xi Jinping, declaró que el auge de China es irreversible. Los días en que el pueblo chino era oprimido han terminado, sostuvo el mandatario durante su alocución desde la plaza de Tiananmen. La ceremonia llenó la plaza, epicentro del sistema de gobierno chino, de banderas rojas y más de 70.000 personas. El foco de los festejos se ha puesto en resaltar el rol fundamental del partido en el desarrollo del país.

Xi se dirigió a la nación desde la puerta de Tiananmen. Se trata del mismo lugar desde el cual Mao Zedong proclamó la creación de la República Popular de China en 1949. El tono nacionalista marcó el discurso que se extendió durante más de una hora. El líder chino advirtió a los países del mundo que China no permitirá ser hostigada, oprimida ni esclavizada. A su vez, remarcó su voluntad de proceder con su política de “una sola China”. En este sentido, Pekín estaría dispuesto a lograr la unificación con Taiwȧn, aplastando cualquier plan independentista.

La mayor parte de la alocución presidencial se centró en la legitimidad del Partido Comunista y su papel vital en el éxito del país. De acuerdo con Xi, quien el próximo año buscará renovar su mandato por otros cinco años, el liderazgo del partido constituye la espina dorsal del gigante asiático. Además del discurso, la ceremonia incluyó un desfile militar y una representación por parte de los niños que integran la Liga de Jóvenes Comunistas y Jóvenes Pioneros.

El 1 de julio marca, también, el aniversario del regreso de Hong Kong al control chino. Este año, en el territorio autónomo las protestas contra Pekín se han visto imposibilitadas por las restricciones sanitarias y la presión del gobierno sobre los disidentes pro-democráticos. Asimismo, hoy se cumple un año desde la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Nacional en la antigua colonia británica. Ésta ha habilitado la persecución y detención de políticos, activistas, periodistas y empresarios que se oponen al control chino sobre el enclave.

Más Noticias
Cargar más