Chile define quién será el sucesor de Piñera

Este domingo, la ciudadanía chilena acude a las urnas para elegir un nuevo presidente. La segunda vuelta electoral enfrenta al derechista José Antonio Kast y a Gabriel Boric, del ala izquierda. Los candidatos proponen modelos sumamente opuestos sobre el futuro de Chile.

Kast fue legislador del Frente Social Cristiano, declarado admirador de Augusto Pinochet, opositor del aborto y crítico de la inmigración. Por su parte, Boric es un líder estudiantil devenido legislador de la coalición Apruebo Dignidad que propone reformar la educación, el sistema de salud y las pensiones gubernamentales, los que define como la fuente de la desigualdad en Sudamérica.

El ballotage pone en evidencia que el país está dividido al extremo, sin opciones de vía intermedia. En la primera vuelta, Kast venció a Boric por apenas 2 puntos porcentuales, siendo los resultados 28% y 26% respectivamente. Esta es una de las elecciones más ajustadas desde la vuelta de la democracia en 1990.

Actualmente, Chile está en medio del proceso de reforma constitucional. Una victoria de Kast pondría en duda la continuidad del proceso de reforma, generando un clima de incertidumbre e ingobernabilidad. En cambio, si Boric resultara electo, sería el presidente más joven en la historia del país y probablemente el proceso constitucional continuaría sin mayores inconvenientes.

Irrespectivamente de quién consiga la victoria, un Congreso dividido y un pronóstico económico de magro crecimiento para el año próximo serán los principales desafíos a los que deberá enfrentarse el próximo presidente chileno.

Más Noticias
Cargar más