El Parlamento polaco aprueba el control de los contenidos escolares

Foto: REUTERS / Kacper Pempel / File Photo

El Gobierno de Polonia aprobó una reforma de la ley educativa que permitirá a las autoridades controlar y restringir los materiales que no se ajusten a su visión ultraconservadora. Así, el partido Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco) podrá eliminar todo lo que suponga una amenaza para la moralidad de los niños, tal como expresó el ministro de Educación y Ciencia. Los detractores de la normativa han denunciado que ésta se dirige especialmente a los contenidos sobre educación sexual.

La Lex Czarnek, fue aprobada por el Consejo de Ministros en noviembre pasado y este jueves fue sometida a votación de la Cámara baja del Parlamento, el Sejm. Con la entrada en vigor de la reforma, los superintendentes de las escuelas -que dependen del ministerio que lidera Czarnek- incluso podrán censurar las actividades extracurriculares que dictan organizaciones de la sociedad civil. Además, estarán facultados para elegir y remover de sus cargos a los directores de escuela.

El jefe de la cartera de Educación es conocido por sus declaraciones de corte homófobo y machista. El funcionario ha instado a los legisladores polacos a despolitizar las escuelas a partir del control de los contenidos propuesto en su proyecto. Hay quienes alertan que este puede ser el primer paso en una dirección peligrosa, pudiendo existir la intención ulterior de censurar la enseñanza sobre derechos humanos, educación sexual, la no discriminación y los derechos del colectivo LGBT.

El sistema educativo del país europeo está atravesando una profunda crisis signada por la renuncia de los docentes y las consecuencias negativas de la pandemia que se evidencian en el comportamiento y bienestar emocional de los alumnos. Asimismo, el sistema ya dependía en gran parte de la labor de las ONG que proporcionan actividades complementarias a la currícula.

Ahora la reforma deberá ser debatida y votada en el Senado, que probablemente la rechace. Sin embargo, la decisión final corresponde al presidente Andrzej Duda. El mandatario ya ha expresado su voluntad de defender a los niños polacos de lo que define como “la ideología LGBTI”.

Más Noticias
Cargar más