Ecuador en crisis

Los legisladores de la oposición -leales al expresidente Correa- han sacado partido de la protesta indígena que golpea al país sudamericano para impulsar la destitución del actual mandatario, Guillermo Lasso. Ecuador se encuentra paralizado hace 15 días por las manifestaciones lideradas por las organizaciones indígenas. En ese contexto, los integrantes del movimiento de izquierda y la bancada de Unión por la Esperanza presentaron una moción de censura en la Asamblea Nacional.

El lunes de la semana pasada los representantes de las comunidades de pueblos originarios bloquearon las principales rutas del país, catalizando una etapa de máxima tensión política. A la luz de la delicada situación que atravesaba Lasso, y a pesar de no poder participar de la vida política luego de su condena por corrupción, Rafael Correa utilizó las redes sociales y a sus partidarios para avivar el fuego de la crisis política.

Dado que la oposición correista no cuenta con los votos suficientes, ahora se enfrenta al desafío de juntar firmas y reunir apoyos para la revocatoria. La iniciativa está amparada por el artículo 130 de la Constitución de Ecuador, el cual establece que la destitución del presidente está justificada en casos de grave crisis política o conmoción interna. La puja por la continuidad de Lasso en el Palacio de Carondelet relegó al segundo plano las protestas y el malestar social.

El presidente ecuatoriano tiene dos opciones para abordar la crisis. Por un lado, puede someterse al voto del Poder Legislativo, arriesgándose a perder el cargo. Por otro lado, puede contraatacar y disolver la Asamblea Nacional. Esta última alternativa implicaría convocar a elecciones legislativas dentro del próximo semestre, gobernando hasta entonces por medio de decretos presidenciales.

Se avecinan días decisivos en Ecuador donde los partidos Social Cristiano y Pachakutik -rama política del movimiento indígena- cargan con la responsabilidad de definir el futuro del país. Ambos partidos tienen las bancas suficientes para inclinar la balanza en favor de Lasso o forzar su salida.

Más Noticias
Cargar más