Lasso logra esquivar la destitución y terminar con el paro

Foto: REUTERS / Santiago Arcos

Luego de tres intensas jornadas de debate parlamentario en las que se realizaron 109 intervenciones de legisladores y terceros, la Asamblea Nacional de Ecuador sometió a votación una moción de censura contra Guillermo Lasso. La iniciativa presentada por la bancada correísta del partido Unión por la Esperanza solamente consiguió 80 de los 92 votos necesarios para su aprobación. El presidente ecuatoriano permanecerá en su cargo gracias al apoyo de sus partidarios y de los miembros del Partido Social Cristiano y la Izquierda Democrática.

Antes de la votación, Lasso tenía asegurados únicamente los 27 votos de los legisladores oficialistas. En contrapartida, la moción de destitución contaba con el respaldo de los 46 integrantes del bloque leal al expresidente Rafael Correa. Estos últimos buscaron sacar partido del contexto de suma inestabilidad social que atraviesa el país para forzar la salida del mandatario que lleva doce meses en el cargo. El brazo político de las organizaciones indigenistas que desde hace varias semanas tenían paralizado a Ecuador, Pachakutik, también apoyó la destitución.

El estallido impulsado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas, recientemente terminado, boicoteó la actividad productiva en todo el país durante días. Con el epicentro en Quito y sus alrededores, las manifestaciones se han vuelto cada vez más violentas y las principales rutas de acceso permanecieron cerradas. También hubo bloqueos que afectaron la red de vías férreas.

Más Noticias
Cargar más