Kiev y Moscú acuerdan reactivar la exportación de cereales ucranianos

Delegaciones de Ucrania y Rusia se reunieron en Estambul para llevar adelante negociaciones durante las últimas semanas. Turquía y la ONU ejercieron el rol de mediadores. Este viernes, las partes llegaron a un acuerdo sobre la creación de un corredor en el mar Negro que permitirá exportar las 22 millones de toneladas de granos hoy varadas en los puertos de Ucrania hacia mercados extranjeros.

Los representantes de cada país no mantuvieron contacto directo en ningún momento de las extensas conversaciones. Primero el acuerdo se concretó entre el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, y su par turco, Hulusi Akar. Inmediatamente, Akar firmó el acuerdo con el ministro de Infraestructura de Ucrania, Oleksandr Kubrakov. El texto del pacto asigna a Turquía la responsabilidad de proteger las embarcaciones ucranianas hasta que se encuentren fuera de las aguas del mar Negro. Además, se establecerá un centro de coordinación en Estambul dedicado al monitoreo del cumplimiento de los términos acordados.

Tras casi 150 días desde el inicio de la guerra, el Kremlin se comprometió a no atacar los barcos que partan desde puertos ubicados en Ucrania. Sin embargo, Moscú condicionó su cumplimiento a la no utilización de dichos barcos con fines bélicos, tales como la importación de armas. Por otra parte, el compromiso tiene una vigencia de 120 días. Una vez cumplido el plazo, cualquiera de las dos partes puede salir del acuerdo.

Un punto central de la discusión se refiere a la presencia de minas en las proximidades de las costas de Ucrania. De momento, se determinó que en un futuro un actor aún por definir realizará las tareas de desminado. El gobierno de Volodimir Zelensky es consciente de que la presencia de las minas le otorga una ventaja significativa a las fuerzas ucranianas. Mientras éstas permanezcan emplazadas en las zonas costeras, las fragatas rusas no pueden atacar sus puertos. Los dispositivos explosivos funcionan como un mecanismo de alto el fuego de facto.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, anunció el acuerdo y subrayó que su conclusión tendrá un impacto de alcance global. La escasez de alimentos está afectando a países de todo el mundo y, particularmente, a aquellos en vías de desarrollo. Allí, la población es significativamente más vulnerable a la crisis alimentaria y los Estados se aproximan peligrosamente a la quiebra. De este modo, el pacto es un primer paso que permitirá aliviar la delicada situación a la que se enfrentan millones de personas.

Más Noticias
Cargar más